Avís

JUser: :_load: No es pot carregar a l`usuari amb id: 884

Las posturas de pie en Kung Fu

Compartir amb:

Toda aquella persona iniciada en las Artes Marciales ya sea tradicionalista o no, habrá experimentado el esfuerzo en trabajo y tiempo que requiere el llegar a ser un auténtico artista marcial.

Hay escuelas que enseñan su arte en tan poco tiempo que crean confusión entre los estudiantes haciendo así que el arte no sea pasado en todo su contenido. Este efecto ha venido dado, pienso, que principalmente por esa característica del occidental de “todo y rápido”, con lo cual aspectos tan importantes y primordiales como las posturas de los pies o caballos (Ma) pasan inadvertidos y aspectos mentales como paciencia y constancia siguen ese mismo y desagradable camino.

En esta línea tradicional y de auténtico arte marcial se mueven los practicantes de la “Asociación Catalana de Choy Li Fut, Taichichuan, Chikung”; pero aunque en este artículo hablaré de las posturas bajo mi modesta experiencia en Choy Li Fut, creo que es perfectamente válido para cualquier arte marcial tradicional.

Recuerdo la ocasión en que Grandmaster Wong Doc Fai nos honró con su visita a España, la de ocasiones que nos repitió y remarcó la importancia de practicar la forma Ng Lun Ma y al practicar cualquier técnica siempre nos decía: “…esos caballos!!!”. Pero, todo esto, ¿por qué?

Los caballos (o la forma de caballos Ng Lun Ma) son una forma más de entrenamiento, de desarrollo de nuestra base, de lo que va a ser nuestra fundación, las posturas de los pies son la base sobre la que vamos a desarrollar nuestra potencia y rapidez; una observación respecto a esto último sería el que si queremos desarrollar mucha potencia física en un movimiento y enfocarla sobre un punto concreto sin esta base estable lo más probable es que perdamos nuestro equilibrio y si intentamos de nuevo tratando de no desequilibrarnos nuestra mente ya no está en ese punto concreto con lo cual buena parte de nuestra potencia se hallará dispersada en nuestra extremidades inferiores.

Si bien, a todo esto se le puede añadir otro punto de vista físico-matemático que más adelante abordaré, si quisiera abordar el aspecto “esotérico” del asunto. Quien no ha oído o leído leyendas e historias sobre grandes maestros que lograron poseer un “don” con el cual lograban hacer proezas, a todo esto la explicación de que esa misteriosa energía es el Qi; el fin de todo Arte Marcial es el de básicamente aprender a dirigir nuestra mente y dominar nuestro cuerpo y por consiguiente desarrollar y saber dirigir el Qi allí donde deseemos. EL trabajo de las posturas produce que el Qi se vaya desarrollando progresivamente en nuestro cuerpo, distintas posturas van a ir haciendo que el Qi circule de forma distinta y aborde así la totalidad de los meridianos y canales de energía. Así ésta es la forma en que el principiante va a ir, inconscientemente a hacer circular su Qi. Un ejemplo lo tenemos en el “caballo cuadrado” o Sei Ping Ma, esta postura aporta grandes beneficios físicos y energéticos, una postura que, aunque no se diferencia mucho de otros estilos de Kung fu se caracteriza por crear un vacío a la altura del Dan-tien inferior con lo cual el Qi puede expandirse.

La práctica de cualquier arte marcial entraña la coordinación de pies y manos y si hubiera algún desequilibrio en alguna de ellas la efectividad del movimiento se perdería.

Antiguamente, también las posturas eran empleadas como prueba en la cual el maestro podía valorar los auténticos deseos de aprender el arte por parte del estudiante, de ahí que actuales Sifus de elevada reputación cuenten con anécdotas de este tipo en su currículum. Por supuesto, el hacer permanecer a un nuevo estudiante durante meses en una postura hoy en día, es un extremo no aplicable, pero sí el hecho de la fidelidad hacia el maestro y las ganas de aprender el arte de aquel cualificado Sifu.

Básicamente las posturas representan la idea de cómo el cuerpo debe posicionarse durante un combate y además tiene tres funciones diferentes:

-          Estabilidad

-          Preparación y acondicionamiento físico

-          Dinámica de movimiento

Regresando al punto anterior sobre el aspecto físico-matemático habría que decir que cada actuación tiene una reacción opuesta, de tal forma cada vez que el artista marcial golpea un objeto, el objeto por este mismo efecto le golpea (acción-reacción), por lo tanto esa fuerza inicialmente generada ha de ir a algún lugar. ¿Dónde? Hay una relación directa entre la estabilidad del cuerpo y la capacidad de resistir una fuerza reactiva en transmitir efectivamente la potencia total de la técnica sobre un punto u objeto.

La función dinámica de las posturas es para que el estudiante tenga en su inconsciente un punto de referencia a la hora de combatir y al practicarlas de forma individual obtenga estabilidad y equilibrio así podrá moverse de forma controlada y efectiva.

Las posturas básicas tienen el propósito de dar unas pautas básicas de cómo permanecer en combate y no la de inculcar rigidez e inmovilidad.

En Choy Li Fut tenemos, como anteriormente he citado, la forma Ng Lun Ma con la que practicamos exclusivamente los caballos, es la forma que abre todas nuestras sesiones de entrenamiento. Al cabo de unos meses de práctica se puede apreciar un fortalecimiento de las extremidades y una fluidez de movimientos importantes.