La camisa de hierro

Por Sifu Sebastián

Muchos maestros dicen que el Nei Kung se debe desarrollar paralelamente al Chi Kung, pues sin él no se pueden realizar esas hazañas. El Nei Kung o el “Desarrollo Interno” es el resultado de la disciplina de la mente y el cuerpo, a través de los principios éticos y religiosos que se cultivan en la meditación. Alguien que desee alcanzar una realización espiritual a través de las Artes Marciales, deberá buscar el camino adecuado en un sistema que posea los conocimientos para desarrollarlo.

Siguiendo los principios fundamentales del Kungfu, el desarrollo externo siempre debe de estar apoyado por un trabajo interno y viceversa, una práctica interna debe de estar complementada con un trabajo en una disciplina externa. Es como el Ying y el Yang, una parte no puede existir sin la otra, de otra forma sólo se estaría delante de un desequilibrio de los dos principios.

En el Chi Kung, el instinto más básico del Chi (Energía) es el de asistir a la energía Jing “Esencia” en la reproducción sexual. El primer paso en el camino del cultivo del Chi, es el de invertir este proceso natural del Chi para evitar pérdidas, transmutando y refinando el Chi para que después circule a través de lo meridianos en el cuerpo. Esta acción empieza con la regulación de la respiración a través del diafragma y del abdomen inferior, para que la energía sexual tenga la suficiente fuerza para impulsar el Chi hacia arriba, a través de la columna vertebral y para que la conciencia espiritual se incremente hasta el punto conocido en el Budismo como “Nirvana”.

En el Kungfu, esta acumulación y trasmutación del Chi, también es necesario para conseguir los logros deseados por el Chi Kung Marcial. Una de las principales técnicas representativas de este tipo de trabajo es la conocida con el nombre de la “Camisa de Hierro” o Tie Pu San. Muchos practicantes creen que este tipo de entrenamiento no necesita de los primeros pasos del Chi Kung, pero sin la preparación previa física y mental a través del Chi Kung y del Nei Kung Gong será difícil, por no decir imposible, alcanzar los objetivos deseados.

            En la antigua China, el entrenamiento de la “Camisa de Hierro” era practicado lejos de los ojos curiosos de la gente, muy pocos conocían cómo adquirir la habilidad de esta técnica y también, muy pocos maestros querían enseñar.

            Cuando un maestro decidía enseñar esta técnica a un alumno avanzado, que conociera suficientes formas (kuen) de Kungfu como para tener una gran habilidad marcial, lo primero que hacia era introducirlo en las bases del Chi Kung, a través de los ejercicios dinámicos y estáticos que le enseñasen a respirar de una manera correcta.

            La “correcta respiración” es un aspecto importantísimo del entrenamiento de la “Camisa de Hierro”, ya que respirar incorrectamente puede traer serios problemas de salud al alumno. La primera manera de respirar que se enseña antes de aprender las técnicas de la “Camisa de Hierro”, es la respiración abdominal invertida, este tipo de respiración es la que dirigirá el Chi hacia el interior del cuerpo. Pero antes de comenzar a respirar de esta manera, es importante practicar la respiración abdominal normal, en la que todos los lados de la musculatura abdominal se distienden hacia fuera, en la inspiración, a la vez que el músculo del diafragma baja hacia abajo presionando los órganos internos.

            La “Respiración Invertida” se realiza contrayendo las paredes abdominales mientras se inspira, manteniendo el músculo del diafragma relajado y hacia abajo, mientras se inspira aire hacia el interior. La expiración es a la inversa, cuando se saca el aire la musculatura abdominal se contrae para ayudar a expulsar el aire. Tanto en la inspiración como en la expiración, la musculatura abdominal siempre se mantiene en tensión hacia el interior del cuerpo.

            Este tipo de respiración es incompatible con otros tipos de respiración, por ello cuando se practica la “Camisa de Hierro” se recomienda no practicar otros tipos de Chi Kung que ejerciten una respiración como puede ser la “natural” del Tai Chi Chuan, ya que el trabajo de ambos sistemas se puede mezclar perjudicando al practicante.

            La postura correcta es otro punto importante dentro de la preparación de la “Camisa de Hierro”. Por ejemplo, se debe de aprender a colocar correctamente el pecho para que esté relajado y no subido hacia arriba, y la zona lumbar relajada y basculada hacia delante, esta colocación especial del cuerpo, servirá para ayudar a dirigir el Chi hacia abajo, al el interior del organismo.

            Y finalmente, el tercer punto previo de preparación, es la activación de la “Orbita Microcósmica”. Esta meditación, que consiste en la visualización de la energía a través del Vaso Gobernador en la espalda (Du Mai) y del Vaso Concepción (Ren Mai) por delante del cuerpo, es un pilar importante en toda práctica de Chi Kung.

            El entrenamiento de la “Camisa de Hierro” debería comenzar justamente después del cultivo y de la acumulación del Chi a través de los pasos antes descritos. Cuando el cuerpo esté preparado, se podrá comenzar a practicar los ejercicios de la “Camisa de Hierro” para dirigir el Chi a través de los órganos interno y los tejidos que protegen a esos órganos. Todo esto se conseguirá a través de la “Respiración Invertida” y de la visualización del Chi dirigiéndose a las diferentes parte del cuerpo a fortalecer.

            La técnica de la “Camisa de Hierro”, está dividida en tres ejercicios, principalmente: El primero será el encargado de “Dirigir el Qi a los Riñones” o la zona del Dan-T´ien Inferior, el segundo a los “órganos internos” y el tercero, será el que llevará el Chi a las “extremidades”

El último paso en el Chi Kung de “Camisa de Hierro”, dependiendo del grado de desarrollo del practicante, es el acondicionamiento del cuerpo para recibir golpes sin que sea lesionado.

Un practicante de “Camisa de Hierro”, puede absorber la fuerza del golpe y disiparla a través de los huesos hacia la tierra. En niveles avanzados, este practicante también podrá recuperar esa fuerza del suelo y pasándola a través de su cuerpo, devolverla al enemigo.

Esta última parte del entrenamiento es la más delicada y es la que desarrolla las cualidades asombrosas de la “Camisa de Hierro”.

La parte final del entrenamiento, es la que se realiza con golpes de acondicionamiento en el cuerpo, utilizando diferentes instrumentos que van desde bastones de madera, hasta varillas de metal. Para este acondicionamiento, además, se utilizan preparados de hiervas, tanto internamente como externamente, para impedir que el organismo se lesione.

Las fórmulas de estos preparados de plantas, son secretos de maestros que sólo se transmiten de maestro a discípulo. Uno de estos preparados es el conocido con el nombre Di Dat Jow, una formula que contiene más de veinte plantas, entre raíces, resinas, hojas y tallos de diferentes plantas.

El Di Dat Jow aplicado después de cada sesión de entrenamiento de la “Camisa de Hierro”, protege el cuerpo y lo reparan de las lesiones externas. Con otros preparados que se utilizan también, se previenen las lesiones internas debidas a los golpes. Ambos preparados son los que fortalecen los tejidos y la piel, haciéndola más resistente a medida que se va aplicando.

El conjunto de todas estas técnicas de entrenamiento, es lo que hace de la “Camisa de Hierro” una técnica eficaz, obviar alguno de estos aspectos podría perjudicar seriamente al practicante, lesionándolo de forma irreversible.

 

 

 

 

 

editorial alasplum blossomcentre jing

logo

Editorial AlasPlum Blossom FederationCentre JingHong Kong |
Bagua Association