Sam Jit Gwun "palo de tres secciones"

Sam Jit Gwun "palo de tres secciones"

Compartir con:

El primer emperador de la dinastía Sung (960-1279 D.D.), Chao Kwan Yin, fue un famoso artista marcial que aprendió en el templo Shaolín, experto en el manejo del palo largo “Gwun”.

Una vez fue atacado por unos bandidos y durante la pelea, el tercio superior de su palo se rompió. Como era un palo de madera de muy buena calidad no quiso tirarlo y unió los dos trozos con aros de hierro, consiguiendo un arma que tenía una parte más larga que utilizaba como un palo normal y una más pequeña que hacía girar siendo un arma singular de este emperador.

Según la leyenda, durante una batalla la porción más larga se rompió y el emperador unió el trozo suelto a los otros dos y de esta manera surgió el primer palo de tres secciones “Sam Jit Gwun”. En emperador Chao combinó las técnicas de las armas flexibles, las de las armas dobles y las de las armas largas, consiguiendo una técnica muy amplia, variada y completa al convinar tres tipos de armas en una.

La técnica del “Sam Jit Gwun” o palo de tres secciones” contiene movimientos de armas dobles como las dobles espadas, de bloqueo y ataque simultaneo, protegiendo la parte superior y baja del cuerpo mientras atacamos con el otro o simplemente, bloqueando y golpeando simultáneamente con los dos extremos.

También puede ser utilizado como si se tratase de un arma larga, como el palo. Y finalmente, como un arma flexible similar al látigo de cadena “Bing”, con movimientos círculos y giratorios, poseyendo una fuerza devastadora debido al peso del arma, a la utilización de todo el cuerpo y a la gran velocidad que pueden alcanzar sus extremos.

Es quizás, debido a su complejidad y sobre todo al peligro que conlleva su aprendizaje, que solo es enseñada después de haber aprendido el palo, los dobles sables y el látigo de cadena.

El aprendizaje y práctica del “Sam Jit Gwun” tiene múltiples beneficios como el desarrollo de los reflejos y la sensibilidad. Como por ejemplo los reflejos al estar atentos y concentrados de los dos extremos sueltos que en cualquier momento pueden regresar con toda rapidez y golpearnos. Y la sensibilidad se ser capaces de “sentir” la trayectoria del extremo para poder apartarnos o atraparlo sin tener que mantener nuestros ojos fijos en él arma, ya que nuestra mirada debe estar dirigida sobre el adversario.

El aspecto mental también es muy importante, pues durante el manejo del palo de tres secciones o Sam Jit Gwun hay que aprender a soltarse y dejar que ocurran las cosas, como el principio Taoista del Wu Wei ya que el arma se moverá a veces de una manera no prevista al lanzarlo y su extremo circulara libremente por lo que hay que saber adaptarse y dejar la mente libre.

Por ejemplo cuando lanzamos el Sam Jit Gwun hacia el adversario, si fallamos el golpe, el extremo libre regresará hacia nosotros y en ese momento podemos hacer dos cosas: interponernos y/o cambiar la trayectoria natural del palo (el principio del Wu Wei), es decir, permitir que el extremo siga libremente su rumbo atrapándolo una vez que el mismo haya agotado su energía. Esto es adaptarse y dejar la mente libre de ideas concretas.

Las técnicas del Kung-Fu, por simple que parezcan encierra grandes verdades y bien estudiadas pueden ayudarnos a comprender mejor el mundo que nos rodea y nuestra relación con él. Este es uno de los principios que el Kungfu enseña a quien está atento a sus lecciones.

Por Sifu Sebastián González

editorial alasplum blossomcentre jing

logo

Editorial AlasPlum Blossom FederationCentre JingHong Kong |
Bagua Association